PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Brasil

Caída de fondo de cobertura estrella revela que Brasil está en punto de inflexión

Media década después de un aumento del 70% en la cantidad de fondos de cobertura brasileños, los días de gloria se están desvaneciendo para la industria de US$280.000 millones.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Marcio Appel causó sensación en el mundo de los fondos de cobertura hace cinco años y rápidamente se convirtió en el modelo de una revolución en los mercados de capitales de Brasil.

Adam Macro, de su propiedad, atrajo más dinero que cualquier otro nuevo fondo de cobertura a nivel mundial ese año. De la noche a la mañana, Appel se convirtió en un gurú codiciado y celebró seminarios con hasta 9.000 inversores, muchos de ellos brasileños de clase media que se sumergían de a poco en el mercado de valores por primera vez. Los operadores de Goldman Sachs Group Inc., JPMorgan Chase & Co. y Banco Santander SA siguieron su ejemplo, comenzando sus propios fondos con la esperanza de al menos duplicar sus salarios. En los círculos financieros de la nación, el cambio masivo se conoció como el “fenómeno de Adam”.

PUBLICIDAD

Media década después de un aumento del 70% en la cantidad de fondos de cobertura brasileños, los días de gloria se están desvaneciendo para la industria de US$280.000 millones. Los activos administrados en el fondo insignia de Adam Macro se han desplomado un 90% desde su punto máximo, en medio de rendimientos poco satisfactorios. A lo largo de toda la industria los inversores están retirando dinero al ritmo más rápido desde 2017. Las empresas más pequeñas se han unido en un esfuerzo por mantenerse con vida y es posible que haya más consolidación en camino.

El mayor cambio desde los días de locura es que la tasa de interés de referencia de Brasil se ha disparado al 7,75% y los operadores consideran que llegará a un pico del 12% para 2023, lo que significa que los inversores pueden obtener grandes rendimientos simplemente comprando bonos del gobierno, de menor riesgo. Mientras tanto, las previsiones de un crecimiento económico mediocre y volatilidad política mientras el presidente Jair Bolsonaro busca la reelección el próximo año han llevado a los inversores a buscar opciones más seguras. Agregue las altas tarifas que cobran los fondos de cobertura, sin mencionar el desempeño mediocre de la mayoría de ellos, y es cada vez es más difícil justificar ese tipo de inversión.

“Los inversionistas se están asustando y saliendo de los fondos de alto riesgo”, dijo Claudia Emiko Yoshinaga, profesora de finanzas en la Fundación Getulio Vargas, una universidad e instituto de investigación en Sao Paulo. “Los inversores brasileños se han anticipado a las turbulencias del próximo año y han vuelto a la renta fija, que está en su ADN”.

PUBLICIDAD
Fondo Adam Macro

El cambio radical está poniendo patas arriba la industria financiera de Brasil. El cambio de los inversores a valores de renta fija está destinado a reducir los ingresos y podría dificultar que los operadores de fondos de cobertura retengan todo ese talento atraído desde los bancos durante los últimos años. Mientras que un fondo de cobertura generalmente cobra una tarifa del 2% sobre los activos bajo administración más una tarifa de rendimiento del 20%, los fondos de crédito cobran alrededor del 0,8% en promedio, a menudo sin ningún tipo de comisión de rendimiento.

Para Adam Capital, la reestructuración ha significado que su fondo insignia ahora solo tiene 1,220 millones de reales (US$216 millones) en activos, por debajo de los 12,700 millones de reales en su pico de 2018. Durante el año pasado, registró más salidas que un grupo de 240 fondos de cobertura similares en Brasil, según muestran los datos compilados por Bloomberg.

Adam Capital puede ser el caso más sorprendente, pero no es el único que ve cómo el dinero sale por sus puertas. Fondos como JGP Strategy y Kinea Chronos también han visto caer sus tenencias en más de 3.000 millones de reales cada uno. Comparten una narrativa común: todos tuvieron un crecimiento acelerado en los últimos años seguido de retornos mediocres.

PUBLICIDAD

“Si bien el proceso de educación financiera ha evolucionado mucho en Brasil, al final del día, el desempeño sigue siendo lo que más cuenta”, dijo Nelson Muscari, quien cubre fondos en la corredora local Guide Investimentos.

Nuevos fondos de cobertura en Brasil

El rendimiento del fondo Adam Macro comenzó con solidez, superando a la mayoría de sus pares en sus primeros años, pero desde entonces los rendimientos han fracasado. Desde su inicio en 2016 hasta hoy, el fondo ha subido un 58% después de comisiones, mientras que los rendimientos de la tasa de depósito libre de riesgo de referencia totalizaron un 44% en el mismo período y una cesta de pares, el índice IHFA, ha subido un 61%.

Cuando el fondo Adam Macro debutó a principios de 2016, Brasil atravesaba la peor recesión de su historia y la entonces presidenta Dilma Rousseff se encontraba en medio de un juicio político. Las tasas de interés se ubicaban en el 14,25%, entre las más altas del mundo.

PUBLICIDAD

En medio de la agitación, se estaba produciendo un cambio único en una generación en la industria de inversión local.

Durante décadas, los fondos de cobertura en Brasil solo estuvieron al alcance de los ultrarricos, vendidos a través de banqueros privados y administradores de patrimonio, con inversiones mínimas altas. Luego vinieron empresas como XP Inc. Este grupo de corredurías centradas en el comercio minorista inspiradas por Charles Schwab Corp. comenzó a ofrecer esos productos a inversores de clase media. Se llamaron a sí mismos “supermercados financieros” y los fondos de Adam Capital estuvieron entre los primeros en ponerse al día cuando las tasas de interés comenzaron a bajar a fines de 2016.

No es solo el timing lo que benefició a la nueva firma, sino también las credenciales pasadas de Appel.

PUBLICIDAD

Después de liderar la división de administración de activos en la unidad brasileña de Banco Santander de 2001 a 2008, pasó al mismo cargo en Banco Safra SA. Ahí es donde se ganó una reputación entre algunos de los inversores más ricos del país gracias al rendimiento de su fondo Galileo. Durante sus casi cinco años en Safra, que terminó en 2015, se disparó casi un 200%.

Al año siguiente, creó Adam Capital junto con su ex colega Andre Salgado. La firma alquiló una oficina en el exclusivo barrio de Leblon de Río de Janeiro. Salgado, de 48 años, maneja las relaciones con los clientes, mientras que Appel, de 49 años, supervisa las decisiones de inversión en el fondo. Además del buque insignia Adam Macro, la firma también administra otros dos fondos de cobertura y un fondo de pensiones.

PUBLICIDAD

Aunque Adam comenzó con fuerza, el fondo no logró mantenerse al día con los logros que Appel había establecido en Galileo, dijo Luiz Felippo, socio y analista de fondos de la firma de investigación independiente Nord Research, con sede en Sao Paulo.

“El rendimiento fue algo decepcionante, mientras que otros fondos de cobertura nuevos generaron mejores rendimientos”, dijo.

Los funcionarios de Adam Capital se negaron a proveer comentarios para esta historia. Pero en un podcast en abril de 2020, Appel reconoció los desafíos.

PUBLICIDAD

“La verdad es que solo unos pocos negocios son tan buenos como el negocio de tener su propio administrador de activos”, dijo Appel entonces. “La parte difícil es generar retornos durante un largo período de tiempo”.

La gran pregunta ahora es cuántos de los nuevos fondos de cobertura durarán. Alrededor del 60% de los que existían en Brasil en 2010 ya no existen en 2021, según Nord Research.

Fondos de renta fija y fondos de cobertura Brasil

Entre los que lograron sobrevivir se encuentran empresas que han sido capaces de ganar dinero de manera constante a través de los muchos altibajos de la economía brasileña. Uno de los pioneros de la industria local, Luis Stuhlberger, ha estado administrando su fondo de cobertura, Verde, desde 1997. Ha obtenido un rendimiento del 18,376% desde su inicio y sigue siendo uno de los productos más codiciados en la industria de inversiones de Brasil.

A corto plazo, el fondo de Adam ha mejorado su rendimiento. Tuvo su mejor mes en tres años en octubre, superando a algunos de sus principales rivales. El fondo tiene posiciones que pueden beneficiarse de la fortaleza de la economía estadounidense, dijo Adam en su última nota a los clientes.

PUBLICIDAD

Después del auge de los últimos cinco años, la industria de fondos de cobertura de Brasil está atravesando una reestructuración justo cuando se vuelve mucho más difícil superar a los bonos locales, según Felippo de Nord.

“Muchas de estas nuevas firmas superaron la caída de las tasas brasileñas, pero ahora enfrentan un entorno peor”, dijo Felippo. “El efectivo se está agotando”.

--Con la ayuda de Shin Pei

Le puede interesar:

PUBLICIDAD