PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Europa

Cómo asesores de Putin lo convencieron de tomar en serio los riesgos climáticos

El cambio de pensamiento significa que el Kremlin probablemente asista a la cumbre sobre el cambio climático COP26.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Después de años de públicamente referirse con desdén al cambio climático, el presidente Vladimir Putin finalmente está presionando a los funcionarios para que se tomen más en serio la amenaza que supone para la economía de Rusia.

El cambio de pensamiento significa que el Kremlin probablemente asista a la cumbre sobre el cambio climático COP26, que se celebrará en Glasgow en noviembre, con propuestas para sincronizar sus esfuerzos para medir las emisiones de carbono con los de Europa, según cuatro personas familiarizadas con los planes.

PUBLICIDAD

Aunque las medidas representan una fracción de los ambiciosos objetivos de reducción de emisiones que las capitales occidentales esperaban para Rusia, es un paso significativo para Putin como líder de uno de los mayores productores de hidrocarburos del mundo, y quien hasta hace poco menospreciaba las cuestiones climáticas.

Los funcionarios afirman que el nuevo enfoque se debe a la tardía comprensión de que la Unión Europea, el mayor socio comercial de Rusia, se toma en serio la implementación de las regulaciones fronterizas sobre las emisiones de carbono que probablemente obligarán a las empresas rusas a pagar por el exceso de emisiones en sectores clave. El Kremlin también considera que las cuestiones climáticas son una de las pocas áreas de posible cooperación con EE.UU. y Europa luego de años de deterioro de las relaciones.

La delegación rusa en la cumbre se centrará en temas como estándares para calcular las emisiones de CO2 y la capacidad de absorción de sus enormes bosques, así como en una propuesta para calificar la energía nuclear como energía “verde” para fines de contabilidad del carbono, dijeron dos de las personas.

PUBLICIDAD

Rusia es el cuarto mayor contaminador de gases de efecto invernadero, y cada año arroja alrededor del 5% de todo el dióxido de carbono del mundo a la atmósfera. Casi el 90% de toda la energía que consume Rusia procede de fuentes con alto contenido en carbono, por encima del promedio mundial, que se sitúa en torno al 80%, y un despliegue acelerado de las energías renovables podría ahorrar al país hasta US$11.000 millones al año de aquí a 2030.

Ver más: Hay esperanza para conversaciones climáticas tras compromisos de EE.UU. y China

En la cumbre sobre el clima celebrada en abril por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, Putin se apegó a sus objetivos de emisiones poco ambiciosos, dejando a Rusia como uno de los pocos países del Grupo de los 20 que no aspira al cero neto. El escenario base de una estrategia de carbono para 2050 que está preparando el gobierno ruso supone un aumento del 8,2% de las emisiones en las próximas tres décadas y cuenta con una duplicación de la capacidad de absorción estimada de sus bosques para compensar con creces el aumento.

PUBLICIDAD

“Rusia no está tratando de convertirse en el líder de la agenda verde”, dijo en una entrevista en Moscú Irina Pominova, jefa de clima y energía verde del Centro de Investigación Estratégica, respaldado por el gobierno. “Más bien se está adaptando al proceso global de transición energética y descarbonización”.

Eso sigue estando muy lejos de la postura de hace dos años, cuando Putin se burló de los esfuerzos para cambiar a las energías renovable al plantear la preocupación por el impacto de las turbinas eólicas en las aves y los gusanos. En diciembre de 2019, a pesar del consenso científico sobre el papel de la humanidad, dijo a los periodistas que “nadie sabe realmente las causas del cambio climático.”

El Kremlin tiene mucho en juego. Putin construyó su base de poder político sobre la reactivación de la Rusia postsoviética como una “superpotencia energética” y depende de las ventas de petróleo y gas para el 35% del presupuesto estatal. Regiones enteras del país más grande del mundo dependen de la producción de petróleo y carbón para el empleo, con pocas o ninguna alternativa.

PUBLICIDAD

Si bien Rusia ve una enorme ganancia potencial del derretimiento del hielo del Ártico, que permite un mayor tráfico de carga a lo largo de la Ruta del Mar del Norte que une Asia y Europa, el mismo calentamiento global le cuesta a su economía miles de millones de dólares en daños a la infraestructura cada año, ya que el deshielo del permafrost en Siberia pone en peligro edificios, carreteras y oleoductos.

La gobernadora del Banco de Rusia, Elvira Nabiullina, subrayó la amenaza en una conferencia del sector el 17 de septiembre, afirmando que el regulador había pasado de la “neutralidad” en cuestiones ecológicas a presionar a las instituciones financieras y a las empresas para que tuvieran en cuenta los riesgos climáticos.

Ver más: Esta podría ser la mayor victoria de las próximas conversaciones climáticas

PUBLICIDAD

No todo el mundo en los círculos políticos rusos está de acuerdo. Aunque el objetivo de la UE en materia de carbono es “ideológicamente” ecológico, no está claro que vaya a tener un impacto significativo en el clima, dijo Maxim Medvedkov, antiguo negociador jefe de Rusia en la Organización Mundial del Comercio y actual asesor del Centro de Expertos de la OMC en Moscú, respaldado por el gobierno. “La UE carece de recursos, y nosotros estamos sentados sobre ellos”, dijo. “¿Es prudente renunciar a esta ventaja?”.

Rusia “necesita tomar medidas serias” para competir en el mercado global de bienes y servicios con bajas emisiones de carbono, dijo Jonathan Elkind, investigador principal del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia. “Hasta la fecha, no ha quedado claro si las nuevas declaraciones de Moscú, favorables al clima, son sólo retórica o algo más serio”.

PUBLICIDAD

Rusia ratificó el acuerdo climático de París de 2015 hace dos años, pero tomó pocas medidas hasta que Putin ordenó el desarrollo de la estrategia relacionada al carbono el pasado mes de junio. En julio firmó una ley sobre el clima que crea un marco para los proyectos ecológicos y el desarrollo del comercio de carbono.

El Primer Ministro, Mijail Mishustin, advirtió en septiembre a las mayores empresas metalúrgicas y mineras de Rusia que podrían enfrentarse a un impuesto nacional sobre el carbono. En su foro económico anual celebrado en Vladivostok el mes pasado, Putin instó a desarrollar centrales eléctricas solares y a utilizar el hidrógeno verde como nuevo combustible.

El clima ocupa ahora un lugar destacado en la agenda de Putin, dijeron dos personas cercanas al Kremlin. Funcionarios como Mishustin y el director de Sberbank, Herman Gref, desempeñaron un papel en la evolución de sus puntos de vista, ya que Putin vio a las principales empresas aumentar su enfoque en las políticas ESG, dijo una de las personas.

PUBLICIDAD

Ver más: ESG, el concepto de moda que los fondos ya borran por las reglas de ecoblanqueo

En una reunión de diciembre de 2019 del consejo de la sociedad civil de Putin, un asesor, Ivan Zassoursky, le advirtió que San Petersburgo, la ciudad natal del presidente, está amenazada por el cambio climático. Dirigido por Zassoursky, el comité ambiental del consejo instó a una “transformación tecnológica” de la economía de Rusia como parte de una nueva política climática estatal en un informe de este año.

El Kremlin se tomó el nombramiento por parte de Biden del exsecretario de Estado estadounidense John Kerry como su enviado para el clima como una señal de su creciente importancia en la política internacional, dijeron las cuatro personas. Putin, que habló con Kerry durante su visita a Moscú en julio, respondió nombrando al peso pesado político Anatoly Chubais como su representante especial para el desarrollo sostenible.

Si bien la política va en la dirección correcta, las autoridades rusas ven la agenda climática como una forma de ayudar a calmar las dificultades políticas y “superar las sanciones” atrayendo inversión extranjera, dijo Vladimir Chuprov, líder del Programa de Energía de Greenpeace Rusia.

PUBLICIDAD

Los países no deben utilizar las conversaciones de Glasgow para tratar de imponer costes adicionales a través de la regulación del carbono “bajo el lema climático”, lo que sólo conducirá a nuevas barreras comerciales y a acusaciones mutuas, dijo el jueves el ministro ruso de Economía, Maxim Reshetnikov. “Tenemos que superar las diferencias que tenemos”.

Con la asistencia de Akshat Rathi y Anna Andrianova.


PUBLICIDAD